Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

0 Comentarios

Crónica EnoFestival 2012

Crónica EnoFestival 2012

The New Raemon en el EnoFestival

Por Rafa Marco. Mediodía en el Palacio de Vistalegre de Madrid; la gente va llegando poco a poco hacia la entrada del recinto; bajas temperaturas, y el sol que va dejándose ver tímidamente. Graham Thunder Dj, con temas habituales del indie, da la bienvenida a los más tempranos asistentes al Festival de Música Independiente y Cultura Ecológica, el Enofestival.

Los primeros en aparecer en el escenario son los valencianos Modelo de Respuesta Polar: Canción de culto, El principio de Otro y Afinidad inventada, sus canciones más veteranas, se van intercalando con las nuevas: Grazno, La guerra y las faltas, El imposible y La jaula de oro, que verán la luz en el próximo lanzamiento de su disco “Así pasen cinco años”, con el sello Limbo Starr.  Borja a la voz y guitarras, Jorge al bajo, Francisco a la guitarra y Matias a la bateria, ofrecen un magnífico directo, al que seguirá, ya sobre las 15h de la tarde, y tras la primera cata ofrecida por las bodegas Arzuaga, la esperada Christina Rosenvinge, esta vez en formato de guitarras, teclados y chelo, y acompañada por el barcelonés Raúl Refree; tras comenzar con Jorge y yo, Crhistina bromea con los asistentes: “me he levantado de la cama para estar con vosotros”; Anoche, Mil pedazos, Tú por mi, Mi vida bajo el agua, entre otras, y Canción del eco, para finalizar, uno de los directos de más calidad de la jornada.

Un acierto combinar la música independiente con el vino

En las barras, los participantes disfrutan de la variada oferta gastronómica; desde pizza o embutidos, hasta paella, migas de pastor y tabla de quesos. En la zona habilitada para las bodegas, por dos euros, vinos de diferentes variedades, fino y cava- Una zona habilitada para fumadores al aire libre que los asistentes, pese a las bajas temperaturas, no dejaron de visitar. De nuevo, espacio para las catas, esta vez ofrecida por Berberana, para seguir con Tachenko; la banda capitaneada por Sergio Vinade ofrece un magnífico directo al que nos tienen acostumbrados, cargado de vitalidad y optimismo; los zaragozanos, más majos que las pesetas, interpretan: Compañeros del metal, Tírame un volcán, Yo no quiero sonar moderno, El Alud, Escapatoria, Hacia el huracán, Amable… con un público cómplice en todo momento para acabar con la versión de Serrat, Mediterráneo y despedirse con Rayos y Centellas.

Tras una nueva cata de vinos, poco aprovechadas a mi entender (los participantes ya “alegres” tras horas de degustar vinos varios, están más pendientes de pasarlo bien y bromear, que de prestar atención a las explicaciones de los enólogos), aparecen en escena los madrileños Lobos Negros, quizás los menos acordes con la filosofía del festival, pero con una apuesta firme y contundente de rock, con guiños rockabilly, incluyendo versiones de Dylan y Los Ilegales.

Tras una nueva cata gratuita de vino blanco, de aforo limitado, una de las actuaciones más esperadas. Ramón Rodriguez aparece junto a su banda, con su conocido proyecto The New Raemon entre aplausos; a pesar de los problemas de sonido, en la fantástica Sucedáneos no se oyó en absoluto al cantante catalán, y sí a todo un público que se la sabía al completo. Lo bello y lo bestia, Kill Raemon, El refugio de Superman, La siesta, La Cafetera, Te debo un baile… y entre otras, Tú, Garfunkel, y para finalizar, Llenos de gracia. Una desafortunada sonorización para uno de los artistas más esperados de la jornada.

Es el turno para la cata de la Bodega Pradorey. El gijonés Nacho Vegas empieza su directo con copa de vino en mano, y unas velas sobre el escenario ante un público bastante numeroso. Rodeado de sus músicos, sonaron temas de su conocida discografía como Dias extraños o Perplejidad.

The Right Ons son los encargados, ya entrada la noche, de clausurar el festival con un enérgico directo, presentando su disco “Get Out”, fueron una apuesta perfecta para una noche de baile y diversión. Man Pop y de Nuevo Graham Thunder Dj. fueron los encargados de con canciones archiconocidas, despedir este festival que promete con volver con un personal a las barras más que atento y, también decirlo, una buena organización (un positivo para Cristina) que tuvo que enfrentarse con el peor enemigo: el frío.

Comentar