Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

5 Comentarios

Disco: Born to die (Lana del Rey)

Disco: Born to die (Lana del Rey)
6

Correcto

Por

Lana del Rey - Born To Die

Tras decenas de ‘fakes’ y de la esperada filtración de Born to die, hace tan solo unos días se publicaba el debut de Lana del Rey, un disco que prometía mucho y que se ha quedado prácticamente en la mitad. Precisamente eso pasa al escuchar el disco. Con las ganas con las que lo estabas esperando te encuentras en los cuatro primeros cortes con los ya conocidos y brillantísimos Video Games, Blue Jeans y el ya himno de la solista, Born to die. Hasta aquí todo bien, porque uno piensa que lo nuevo debe sorprenderte tanto como lo hicieron esos tres singles que la ‘hypearon’ y que ahora sirven para que, por comparación, su primer trabajo ‘no-fantasma’ no esté a la altura de lo que tanto prometía.

En los últimas días, varios diseñadores han usado su música en la Pasarela Cibeles para apoyar sus desfiles. Esta podría ser una bonita metáfora de en qué se ha convertido -o han convertido- a Lana del Rey. Un maniquí al que vestir a la moda, aunque esa moda quiera ser casualmente similar a la que las estrellas de Hollywood vestían en los años 40 y 50. Un maniquí al que colocar unos labios de ‘femme fatale’ como reclamo publicitario. Un maniquí al que ponerle voz, una voz en varias ocasiones imperfecta, pero que también responde a esa imagen frágil, de diva del celuloide venida a menos.

Y es que quizás lo que se eche de menos en Born to die es naturalidad. Pero que la californiana no sea más que un mero producto ‘casi-enlatado’ no resta méritos a un buen cupo de canciones que cautivan, que a veces llegan a enamorar. Summertime sadness y Radio son dos de ellas. Pero quizá lo que más se le pueda reprochar a Lizzy Grant y a sus productores es que prácticamente la mitad de temas del álbum parezcan vacíos e impersonales, como si esa letra se la hubieras dado a cualquiera con un mínimo de técnica y le hubiera sacado el mismo insulso resultado. Incluso hay canciones que se erigen como un error (National Anthem).

Aún así, hay lugar para la esperanza, porque Off to the races puede abrir un nuevo camino para Lana del Rey, que si lograra despojarse de ese corsé que le han impuesto podría dar más e incluso acercarse a lo que prometía. Porque pese a todo, Born to die es un álbum que escuchado 20 veces no te hace desecharlo como un producto de usar y tirar. Tiene algo.

Comentarios

Comentar