Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

3 Comentarios

Disco: Hoy van a salirte las alas (Amatria)

Disco: Hoy van a salirte las alas (Amatria)
6.5

Correcto

Por

Amatrias - Hoy van a salirte las alas

Quizás uno no es muy objetivo cuando escucha el disco de alguien que le ha servido unas cervezas en la barra del FIB 2010. Pero Joni Antequera, más conocido como Amatria, se ha sacado de la manga un buen álbum de debut. Hoy van a salirte las alas (Pias Spain, 2012) no solo comparte nombre con la primera maqueta de este todoterreno que ha compuesto y realizado las voces, guitarras, teclados y programación de percusiones del disco. Aquella demo fue una de las mejores publicadas en el 2010 y este disco promete, por lo menos, dar que hablar durante este 2012. Y es que Joni Antequera no ha querido arriesgar y la totalidad del material de este primer trabajo discográfico responde a lo que fue su carta de presentación.

Las 12 pistas (con un bonus track que merece mención aparte) son en clave indietrónica. En ellas nos habla de miedos, de dolor, de amor y sobre todo de desamor. Las cajas de ritmo y los sintetizadores contribuyen a hacer la melodía de lo más bailable. Aunque la presencia de teclado y guitarras acústicas pone un contrapunto que nos invita a sentarnos a escuchar con atención. Es esa fusión la que hace de Amatria algo diferente, a veces cercano a Dorian, otras a Miami Horror e incluso a MGMT y otras en las que pensarías que es el clásico cantautor de voz arrastrada.

Quizás los tres primeros cortes del disco sean los más directos, junto a “En palabras absolutas”. Hoy van a salirte las alas empieza con “Cara de monstruito”, uno de los estribillos más pegadizos del álbum. El single “11 baños 20 euros” es el paradigma de la canción amátrida por excelencia, con una letra que es una metáfora de superar una relación y con gran presencia sintética y una base muy electrónica. De nuevo, un estribillo que resulta complicado que no se pegue. “El pin up me va a matar” empieza con suspense y transmite buen rollo.

Con “Un sábado paraelíptico” se abre un bloque más pausado y en esta canción en concreto menos electrónico. “Comevegetal” va in crescendo para dar paso a “Prelación de documentos”, otra canción que destaca por su estribillo. En “Eh qué ves” vuelve la carga sintética junto a la guitarra acústica, con sonidos cercanos al 8 bits de las consolas. Misma fórmula utilizada en “En caso de error, llore”, que es quizás el corte más sentimental del disco. Esta sensiblería desaparece por completo en el siguiente tema, “En palabras absolutas”, con otro estribillo y melodía rompedoras que se meten en la cabeza. Es la canción con la que más te quedas en las primeras escuchas.

“Lluvia radioactiva” y “Restos de poliurea” bajan un poco las pulsaciones, formando un nuevo bloque menos intenso e inmediato pero con igual presencia electrónica. “Desnudito es blanco el sol” vuelve a la línea sentimental y es uno de los cortes más bonitos del álbum. Para ello desecha los sintetizadores y apuesta por darle todo el protagonismo a la voz y la guitarra. Y por fin llega la mención aparte para el bonus track “Dolorosa”, algo muy difícil de definir. Choca de primeras el folclórico “Jose Antonio”, en lo que es una muestra más de la versatilidad de Amatria y su concepción musical.

En este primer trabajo se echa de menos material nuevo, ya que esta maqueta rodó bastante en su día por la red. Aún así, su lanzamiento al mercado supone un gran voto de confianza para una propuesta que no causa indiferencia. A caballo entre cantautor, DJ y casi hombre-orquesta, Amatria se presenta, por lo menos, como un nombre a tener en cuenta desde ya.

Comentarios

Comentar