Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

0 Comentarios

Crónica: Domingo FIB 2012

Crónica: Domingo FIB 2012

FIB 2012: The Vaccines

The Horrors en el FIB 2012 Miles kane en el FIB 2012 The Stone Roses en el FIB 2012
JUEVES VIERNES SÁBADO

Fotos: FIB / Oscar L. Tejada y Liberto Peiro

El que a priori parecía el día más flojo del FIB 2012 se arregló totalmente al conocer los horarios del mismo. Desde primera hora de la tarde hasta última hora de la mañana se preveía de concierto en concierto sin ni siquiera un descanso para cenar o tirarse al césped de las zonas de descanso. Tomaríamos contacto con bandas nacionales muy interesantes y seguiríamos la fiesta con grandes dosis de electrónica hedonista. Y no tan hedonista, era el día de la polémica, el deejay parisino David Guetta era uno de los nombres gordos del cartel y había ganas de saber cómo sería….

Uno de los comentarios que hicimos durante el concierto de Juanita y Los Feos es que si fueran americanos y cantaran en inglés probablemente serían parte importante del panorama independiente mundial y convencerían a las típicas webs que mucha gente toma como biblia. Dejaron claro que son muy buenos en directo y lo hicieron saber al público sin permitirles que pararan de mover el culo ni un solo minuto combinando esa actitud punk que caracteriza con un pop perfecto para subir la moral.

En manada y a paso ligero, gran parte del público bailón de Juanita y Los Feos se dirigió al ya comenzado concierto de Thee Brandy Hips, que en ese momento ya contagiaba de juventud a unas decenas de personas y que poco a poco conseguiría atraer a un número aceptable de fibers gracias a las melodías de su último disco. Incluso algún inglés despistado que pasaba por allí se quedó a disfrutar del pop ruidoso que caracteriza a los donostiarras. Claramente son una de las propuestas más frescas del panorama independiente nacional, y en directo suenan tan potentes como en disco. Seguimos confiando plenamente en su pelotazo.

Tan ruidoso pero más intenso fue el gran concierto que ofrecieron los madrileños The Secret Society en el escenario grande, que siempre tiende a lucir a las bandas y ésta fue una de esas ocasiones. Haciendo una mezcla perfecta de sus antiguos temas en inglés del I Am Becoming What I Hate The Most (2008) con su última andadura en español del casi inmejorable Peores cosas pasan en el Mar (2011) hardcorizaron como pocos saben las melodías pop que les caracteriza. Se les quedó corto el slot y en apenas 40 minutos metieron una decena de temazos que hicieron las delicias tanto de los que movían el pie buscando sombra como de los que saltaban y giraban la cabeza. Una gran banda.

 

 

Con un setlist tan escueto como seductor The Antlers consiguieron llenar de magia el escenario Fib Club, quizás en un horario demasiado temprano para sus extraordinarias canciones. Empezar por el inmediato hit Rolled Together mientras caía el sol ya enamoró al numeroso público que allí esperaba para contagiarse del particular encanto de la banda. Siguieron con un concierto basado casi en su totalidad su segundo disco Burst Apart (2011) e inexplicablemente olvidándose por completo de Hospice (2009), una de las mayores obras de arte en el pop de los últimos tiempos.  Muy celebrada fue Drift Dive, el tema que la banda adelantó días antes para su inminente nuevo disco Undersea. The Antlers fue una de esas propuestas que da personalidad al cartel y que no se debería abandonar en el nuevo camino del festival.

The Vaccines era una de las pocas bandas de indie rock masivo del día, y se notó con una gran afluencia en el Escenario Maravillas. Directos, incuestionables y con actitud de banda grande comenzaron con la atronadora y extremadamente pegadiza No Hope, del próximo disco, que calentó al personal para soltar inmediatamente su primer hit Wreckin’ Bar que enloqueció a un escenario que no dejaba de recibir más y más gente. Y es que la banda insistió en demostrar que son más que un hype de un solo disco, sabiendo alternar a la perfección las canciones de What Did You Expect From… (2011) con los temas del nuevo disco, que gozan de ser tan frescos y espontáneos como los que les llevaron a la fama mundial. El éxtasis llegó en el ecuador del concierto con Post Break Up Sex, esta vez con el escenario totalmente lleno de saltos y brazos en alto. La tónica siguió hasta el final donde entre los últimos dos temazos If You Wanna y Norgaard supieron colar un nuevo tema, Bad Mood, que con sus eternos riffs funcionó a la perfección delante de las masas. Sin duda The Vaccines son una banda totalmente fib.

La fiesta llegó con un totalmente enorme Totally Enormous Extinct Dinosaurs que consiguió llevar una gran masa de gente a su eficaz directo vestido de Pokémon tipo planta. Con su electrónica de fácil digestión y en mitad del hype que lo rodea, el productor británico no tuvo que hacer demasiado trabajo para hacer bailar y saltar a las miles de personas que coreaban sus estribillos y para resultar ser una de las sorpresas del año en el festival. En los 60 minutos de show no hubo ni un segundo de silencio ni de descanso, acompañado por dos bailarinas bastante ortopédicas y fuera de tono no dejaron de sonar ninguno de sus incuestionables hits como Household Goods, Trouble o uno de los más cañeros y favoritos del público: American Dream Part II. Otro de los aciertos del año que dejó bien claro que el público del fib sigue abierto a propuestas independientes. Pocos conciertos del Fib Club estuvieron tan llenos como el de Django Django, Totally Enormous Extinct Dinosaurs o Howler; tres de las pequeñas bandas del año dentro del cartel.

El trabajo para continuar la fiesta venía a manos de Todd Terje que lanzó toda la carne en el asador en sus primeros minutos para retener a las masas que ya buscaban un buen sitio en New Order. Mucha clase que quizás hubiera encajado mejor después de New Order y no antes. Tras media hora de excelente sesión en la que sonaron hits propios como Inspector Norse y varios de sus remixes junto a locuras inesperadas que encajaban a la perfección con la habitual base elegante del noruego. Partimos hacia el Escenario Maravillas con cierta pena de perdernos una de las sesiones del FIB 2012, allí nos esperaba el indudable cabeza de cartel del día…

Y el escepticismo reinaba con el show, días antes pudimos disfrutar de New Order en todo su esplendor, y todo apuntaba a que soltarían todo el arsenal de temazos que tiene la banda, por muy mal que lo hicieran el disfrute estaba garantizado ante tal setlist. Pero no fue sí, durante los primeros temas la euforia colectiva fue poco a poco convirtiéndose en aceptación, sonaba demasiado bajo, se tornaba aburrido por momentos, los hits sonaban más potentes cantados por los fans que por ellos… Definitivamente todas las voces que nos alertaban de su fallido directo empezaban a tener razón. Pero finalmente le pusieron garra y la mitad final pasó de mediocre a muy aceptable. Los temazos empezaron a coger fuerza a voz de Bernard Summer sobretodo a partir del Isolation de Joy Division y la celebradísima versión sintetizador de Bizarre Love Triangle. El final apoteósico, ya totalmente aceptada su potencia y por fin disfrutando como niños, cayó el hit generacional Blue Monday, coreado por todos y cada uno de los presentes. Luego, otro recuerdo a Joy Division, el 15 de julio de 2012 Ian Curtis cumpliría 46 años, la banda gritó ¡Feliz Cumpleaños Ian! y le dedicó el rompepistas Temptation y la versión de Love Will Tear Us Apart dejando sin voz a más de uno y con una sensación agridulce ¿cómo era posible que con esa cantidad de temazos y en un escenario como el Maravillas la banda sonara a medias?

Uno de los shows más pobres que se ha podido ver en la historia del festival fue el que dio el deejay parisino David Guetta en el cierre del Escenario Maravillas del FIB 2012. En mitad del escenario, y rodeado de una espectacular pantalla de luces que no dejó ni un segundo de sorprender, se encontraba un Guetta sin auriculares que levantó a las masas con una sesión mal mezclada y muy probablemente grabada en casa. Con una impoluta sonrisa en la boca y las manos levantadas en mitad de los cambios de tema, el famosísimo deejay eligió un set menestoroso basado en malos remixes de hits de pop -desde Coldplay a Black Eyed Peas pasando por Timbaland o Snoop Dog- entre sus exitosos e incuestionables temas del mainstream mundial como When Love Takes OverTitanium y la electrónica más reconocible del pop chart como el Levels de Avicii. El único momento en el que David Guetta bajaba las manos hacia su equipo era para menguar el volumen de su sesión de chiringuito malo de playa para así intentar que las masas gritaran y cantaran su selección de temas. Lo conseguía.

El aporte musical fue totalmente nulo y el aporte a la historia del fib pésimo. Nadie conoce los motivos por los que David Guetta es el deejay más famoso del momento ni por los que la organización del Fib decidió traerlo a Benicàssim, pero tras ver su sesión entendemos por qué su fichaje fue tan criticado y polémico. La organización lo comparaba en su nota con Daft Punk, Cassius u otros nombres de la escena del French Touch y quizás Guetta pudo estar metido en este saco alguna vez en su historia, pero ahora David Guetta es una imagen vendida a las ventas, que ni siquiera pincha bien ni elige bien. El festival no ganó público ni prestigio ni un buen concierto sino que se ganó exactamente todo lo contrario a estas tres premisas: perdió al público fiel, se ganó la imagen de otros festivales perdidos a la mano de Dios y encima no pudo convencer con el triste espectáculo que ofreció. Esperamos que sirva al menos para reorientar el camino del festival. Dicen que de los errores se aprende… ¿lo considerarán un error?

Por suerte, el festival programó a la misma hora en el Escenario Trident a otro francés que ya hacía las delicias de los más sibaritas de la electrónica. A Agoria le sobró clase y estilo, con un curvilíneo escenario totalmente en blanco en el que se proyectaban imágenes preparadas especialmente para el espectáculo Forms, un nuevo directo destinado al público masivo de los festivales de verano. Agoria plasmó todo lo que se espera de un buen deejay de electrónica y se adaptó totalmente al escenario que trataba dando pinceladas de pop a su set, sin duda demostró que él sí merecía estar en el festival y que era un digno cierre para un gran festival como el fib.

Tras la sesión salimos del recinto con una extraña sensación. Había sido un fib muy raro, aunque habíamos visto bandas que no imaginábamos ver nunca como At The Drive-In o The Stone Roses, habíamos disfrutado de pesos pesados de la historia de la música como Bob Dylan o New Order, y a la vez descubríamos bandas que podrían dar el pelotazo como Django Django o Miles Kane; no salíamos con las vibraciones que solíamos salir. Se notó mucho la escasa presencia de festivalero español en el cámping o en los conciertos soleados, y por primera vez habíamos hecho colas en las barras debido a un fallido sistema de códigos Bidi en los tickets. No obstante el festival puede volver a presumir de ser uno de los mejores -¿el mejor?- organizados de España, un recinto cómodo, amplio y sencillo perfectamente organizado en logística y accesos, sin patrocinadores invasivos; con escenarios que no se comen sonido entre sí, con pantallas y refuerzos de audio suficientes para el aforo y con grandes y numerosas zonas de descanso y restauración. Eso sí, por primera vez en muchos años no había un cajero automático en el recinto, grave error.

Es un hecho que la apertura de públicos no surgió como la organización esperaba y los conciertos que llenaron el recinto de Benicàssim, a excepción de David Guetta, fueron los que lo han hecho siempre, las bandas más banales no consiguieron el beneplácito de las masas y el rollo indie británico de manual fue el que dominó, como había hecho hasta ahora, los conciertos más multitudinarios del fib. Mientras que Bombay Bicycle Club, Miles Kane, The Maccabees o The Vaccines llenaban completamente el Escenario Maravillas, Ed Sheeran, Example o Jessie J no llegaban a la mitad de espectadores que los anteriores. La caída de Florence + The Machine dolió y dejó bastante coja la parte alta del cartel que se convertía entones en un grupo exclusivo de reuniones y formaciones con miembros de más de 50 años, que aunque difícil de cuestionar, no se puede basar en ello un cartel dirigido a veinteañeros. De ahí quizás la infravaloración general del mismo sumado a las cada vez más cuantiosa presencia de artistas del Pop Chart. Ya tenemos nuestra entrada para el 2013

 

FIB Benicàssim 2012, Viernes 13

Benicàssim

FIB 2012: Domingo

Recinto de Conciertos
15 de julio de 2012

Comentar