Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

0 Comentarios

Ramón Martín, codirector del Dcode Festival: “No es que hayamos buscado a The Killers, salió así”

Ramón Martín: “No es que hayamos buscado a The Killers, salió así”

Por

Dcode FestivalRamón Martín

Codirector del Dcode Festival

“No es que hayamos buscado a The Killers, salió así”

El Dcode Festival celebrará su segunda edición los días 14 y 15 de septiembre en la Ciudad Universitaria de Madrid. A menos de un mes para su inicio hablamos con su codirector, Ramón Martín, quien nos cuenta los entresijos de la que pretende ser la cita definitiva de la música independiente en la capital. La inesperada aparición de The Killers, el no de Justice que luego se convirtió en un sí o la subida del IVA son algunas de las respuestas más jugosas de la entrevista.

-¿Necesitaba Madrid su gran festival de música independiente?

-Madrid es una de las pocas capitales de Europa y del mundo que no tenía festival y lo necesitaba, lo estaba pidiendo a gritos. Al referirnos a Madrid no estamos hablando de la comunidad, porque en ciudades como Leganés sí se han hecho o se hacen festivales pero no están en el casco urbano. La Universidad Complutense la consideramos un punto céntrico.

-Tenéis varios de los nombres más deseados por cualquier festival, con la exclusividad de Sigur Rós, The Killers… ¿Lo habéis buscado así?

-El mercado está por encima de todos los gustos y las previsiones que tienen los promotores. No siempre giran los grupos que tú deseas o que habías concebido para los dos días del festival y hay veces que entras en la competición propia de los festivales que se celebran en el país e incluso los europeos, porque normalmente muchas de las fechas de los festivales españoles coinciden con otros festivales en Europa. Por eso también interviene el aspecto suerte, aunque lleves trabajando más de siete meses en la configuración del cartel. Ha habido anécdotas con artistas que al principio nos habían dicho que no, que era imposible. Luego cualquier cambio de agenda te puede beneficiar o también perjudicar. Hay una parte de aventura en todo esto.

-¿Algún ejemplo?

-Todos los festivales intentamos tener los mejores artistas a los precios más baratos para que nuestra oferta sea la más completa, la más sugerente y, en definitiva, la mejor. Pero luego está la propia realidad, la competencia y los medios que tienes. No es que hayamos buscado a The Killers, pero salió así. No estaban previstos en ningún calendario y de pronto apareció que estaban grabando en esos momentos porque antes lo tenían como muy en secreto. No estaban entre los artistas que tú sabes que el próximo año llevan disco nuevo o están de gira porque lo anuncian sus propias discográficas y los ponen en el calendario.

-El año pasado el festival se celebró en junio y este año ha pasado a septiembre, ¿a qué se debe?

-En 2011 se celebró en junio porque tenemos un acuerdo con la Universidad Complutense y pensamos que eran las fechas más idóneas. En junio, a partir del siguiente fin de semana es cuando se celebran la gran mayoría de los festivales en España y Europa. Además, Madrid ya ofertaba el Rock in Rio, que nos podía afectar sobre todo en comunicación y es muy importante el poder llegar a la gente. El Rock in Rio es un festival que mueve unos presupuestos y unas cifras astronómicas. Entonces podía ser un poco confuso que estuviéramos en las mismas fechas con publicidad y promociones. En septiembre hay menos competencia y más riesgo, porque hay menos artistas que giran en esas fechas. La nueva fecha también permite que mucha gente de otras ciudades y comunidades autónomas se pueda desplazar a Madrid. Hay quien va a muchos festivales y haciéndolo ahora les facilitamos este hecho.

-Otro cambio que llama la atención es que el año pasado hubo bandas emo o lo que podríamos llamar hardcore melódico, como My Chemical Romance o Sum 41, y este año no. ¿Se sigue pensando en este tipo de grupos de cara al futuro?

-El Dcode pretende ser un festival más ecléctico, abierto y de tendencias. El sector de los festivales más temáticos está cubierto. En España tenemos muy buenos festivales, tanto de música electrónica como de música independiente. Nunca acabas haciendo el cartel que habías pensado. Normalmente pasan por tu cabeza cuatro o cinco nombres y aquí marcan mucho las pautas los cabezas de cartel y sobre todo la disponibilidad de los artistas. Por eso optamos por traer grupos de calidad y actuales, que tengan algo que decir en ese momento. El año pasado era nuestra primera edición y a nivel de contratación internacional cuesta muchísimo más que artistas importantes se puedan desplazar a probar en un festival nuevo. Ese es un riesgo que entre los managers también se valora mucho. Por eso esta edición nos planteamos poner toda la carne en el asador para que se nos considere un festival importante a nivel internacional.

-Este año el primer día es más underground con Sigur Rós, Kings of Convenience, dEUS… Mientras que el segundo es más masivo con The Killers, The Kooks… ¿Ha sido buscado?

-Desde el año pasado teníamos un compromiso con Sigur Rós para que vinieran a presentar el nuevo trabajo al festival. Luego Kings of Convenience y Justice han sido casi de las últimas confirmaciones porque en principio no tenían disponibilidad en esa fecha y a última hora dijeron que sí. Entonces lo que se intenta es homogeneizar y dar un poco de coherencia, pero no siempre es fácil. Hay muchas veces que el público dice “han puesto a tal grupo con tal otro” y no se plantean que puede que esa sea la única fecha que tenían disponible. Imagínate tener todo organizado con grupos de corte más indie, incluso en un formato más acústico, pero que entonces te salgan unos The Kooks que solo pueden tocar ese día. ¿Entonces qué pasa? ¿Les dices que no? Nosotros somos abiertos en ese aspecto y no tenemos complejos. El público acabará entendiendo estas cosas. Somos muy partidarios de mezclar sonidos, porque al estar durante 12 horas escuchando música se agradecen cosas diferentes. Tiene que haber un poco de todo y en los festivales, fundamentalmente, tienes que divertirte.

-¿Se ha intentado centrar el target al que va dirigido el festival?

-Somos un festival abierto. No es que buquemos al artista más independiente, lo más de moda del mundo o el más rockero del momento para sumar. En este caso nos ha quedado un día más independiente, un poco más militante, más conceptual, y otro un poco más abierto, más mainstream. Pero la combinación nos parece muy interesante y sugerente. No solo hay que mirar los cabezas de cartel, porque hay propuestas nacionales y de artistas noveles muy interesantes. A un festival también hay que ir a descubrir grupos y eso nos lo tomamos bastante en serio.

-¿Os fijáis en algún festival a nivel nacional o internacional para seguir creciendo?

-No, nadie intenta copiar el festival ideal. Los grandes festivales se van construyendo poco a poco y eso hace que los grandes artistas acudan a ellos. Este año hemos tenido la posibilidad de tener este cartel y hemos luchado por ello. El año que viene intentaremos hacer lo mismo, mejorar y ser referencia para meternos entre los festivales importantes del país. No solo para competir, porque pensamos que nuestra propuesta es muy diferente a la que hace el FIB y no te digo ya el Sónar o el Primavera Sound, porque conceptualmente somos muy diferentes. El Dcode es un festival urbano, que se celebra en la universidad y solo la estética al celebrarse en los campos deportivos ya es bastante diferencial. Ideológicamente podemos convivir todos perfectamente.

-¿Qué aforo tiene el festival?

-El recinto es muy grande, con más de 30.000 metros cuadrados. Las infraestructuras han crecido respecto al año pasado porque Sigur Rós y Justice traen montajes impresionantes que hacen que se ocupe más espacio de producción y con los tráilers y camiones. Este año lo que hemos hecho es optimizar los recursos y hay aforo para 25.000 personas. Además tenemos la suerte de que es un recinto en el que se ve todo perfectamente. La máxima distancia que hay respecto al escenario nunca va a superar los 75 metros y eso da bastantes garantías, no es como ver a un artista en un estadio.

-¿Qué banda recomendaría no perderse por nada del mundo?

-El festival es una apuesta en su conjunto, pero creo que The Killers es el más esperado. Ya estuvieron en Madrid en el Palacio de Deportes y lo vendieron todo. Además hacen un concierto impresionante y lógicamente es la banda con más tirón mediático y de público. Pero el festival tiene un gran cartel con Sigur Rós, Kings of Convenience, dEUS… Y Justice también es uno de los grupos más demandados y no tiene nada que ver con otras propuestas musicales como la de Sigur Rós, que actúan uno después del otro y el cambio va a ser bestial. Al final uno no va a un festival a ver a un solo artista, porque se puede estar escuchando a Sigur Rós, que es algo más conceptual, más visual, más culto, y luego Justice es todo diversión, energía y potencia, con unos vídeos y pantallas impresionantes.

-¿Cuál es el artista que más trabajo ha costado traer este año?

-Con Justice prácticamente ya no contábamos, porque en su agenda no lo tenían contemplado y al principio nos dijeron que no pero luego fueron ellos los que nos llamaron. También la negociación con un artista tan grande como The Killers es muy compleja, porque vienen con toda su producción técnica, lo que llamamos la tribu. Pasa lo mismo que con Justice, que son dos personas en el escenario y tienen 45 detrás, entre técnicos de sonido, de iluminación, de vídeo, de efectos especiales…

-¿Se les ha quedado alguna espina clavada?

-No te puedo dar nombres, pero todos los años pasa. Normalmente cuando te planteas hacer un cartel empiezas a trabajar con muchos meses de antelación y te encuentras con algunas decepciones, porque por una semana no llegas a tiempo o porque en ese momento no está disponible lo que quieres. También pasa que tienes a alguien casi cerrado y a última hora no puede ser porque los vuelos no pueden llegar desde Hungría o desde Escandinavia. Es muy complicado. Por eso es muy importante el factor suerte.

-El Dcode lanzó una promoción en la que se animaba al público a sortear la impresionante subida del IVA comprando las entradas antes. Teniendo en cuanta que os pilla de lleno, ¿esto puede afectar a las ventas?

-En todos los festivales la compra a última hora es fundamental. Entonces la subida del IVA es un factor terroríficamente importante, porque estamos hablando de una subida espectacular, durísima. Además es injusto porque la gente tenía hechas sus previsiones y ahora te encuentras con que todo es muchísimo más caro. Esto nos hace daño a nosotros y a todo el mundo de la cultura, sobre todo a la gente que vivimos de esto y a la que le gusta esto: promotores y consumidores. Tenemos una reunión a finales de esta semana y tomaremos decisiones a ver de qué manera podemos actuar. Lo único que podemos hacer es recomendar a la gente que haga el esfuerzo de sacar antes las entradas. Es lo lógico.

-¿Puede que el precio sea un impedimento para muchos?

-Por supuesto. Pero hay que entender que la gente muchas veces no sabe lo que hay detrás y se quejan de que la entrada cueste 55 euros. No se ponen a pensar que nosotros tenemos que pagar el IVA de esa entrada, el 10% a la SGAE… Al final resulta que de esa entrada te han desaparecido 8 o 10 euros. Tienes que sumar porque a los artistas les hemos pagado sus cachés, que son los mismos en España que en Nueva York o Hong Kong. Esta subida del IVA va a poner en peligro que grandes figuras no vengan a España porque las entradas tendrían unos precios astronómicos.

-Ahí el Dcode no puede competir con otros festivales que reciben subvenciones públicas.

-El Dcode no tiene ningún tipo de subvención ni aportación pública, algo que siempre ayuda. Este año por lo menos hemos tenido reuniones con el Ayuntamiento de Madrid y nos han facilitado el acceso a medios de comunicación y poder utilizar banderolas y marquesinas para hacer una promoción que para nosotros es maravillosa. Tampoco por parte de la Comunidad de Madrid tenemos ningún tipo de apoyo. Es una pena pero es así.

-¿Por qué hay que ir al Dcode?

-Es una propuesta importante que la ciudad de Madrid necesita y es el público el que va a decidir si va a continuar. Siempre es la gente la que juzga y toma las decisiones. Se habla mucho de que los festivales no cuajan en Madrid pero hay potencial para que no sea así. Es la capital de España, en ella viven cinco millones de personas y hacía falta una propuesta de estas características. Además está en un sitio, como es la Universidad Complutense, del que nosotros estamos enamorados y que tiene todo césped. Al final la respuesta del público va a ser positiva y seguiremos adelante.

Tags

Comentar