Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

1 Comentario

Crónica: Viernes Creamfields Andalucía 2012

Crónica: Viernes Creamfields Andalucía 2012

Orbital - Creamfields Andalucía 2012

Crónica: Sábado Creamfields Andalucía 2012 >>

En el segundo fin de semana del pasado mes de agosto se celebró el mayor evento de música electrónica del sur de España: el festival Creamfields Andalucia 2012, con uno de sus mejores carteles en los últimos años pero con un gran problema en el aspecto comercial, no contar con un nombre quizás tan atractivo para su público potencial cómo lo fue en la edición anterior Prodigy.

Lo antes expuesto se hizo notar desde el primer momento que pisabas el Circuito de Velocidad de Jerez de la Frontera (dónde se celebra desde la pasada edición) con bastante espacio en todo momento en la zona de parking y sin masificación en ninguna de las entradas, ya fuese el camping o el recinto en sí. Aunque quizás esa sensación no sólo se debiese a una menor asistencia de público en relación a otras ediciones ya que también ayudaron, y mucho, las mejoras que se produjeron en la organización. Por citar un par de ejemplos hubo un aumento de las zonas de parking habilitadas y de puestos para recogidas de pulseras, una zona de acceso amplísima y la mejor de todas ellas: una aútentica zona de camping. Por desgracia el detalle de la sombra artificial no fue suficiente para soportar el terrible lorenzo que azotó durante esa semana la zona llegando incluso a los 46º grados de temperatura.

Bajo estas condiciones el viernes 11 de julio se procedía a la apartura del festival con la escueta actuación de Yuksek en el Barceló Stage, en la que pudimos presenciar cómo el artista francés desgranaba junto con su banda las canciones de su nuevo álbum, algo más acústico que el anterior, para acabar por todo lo alto con los hits más electrónicos y conocidos: “Tonight”,“Extraball” y “A Certain live”. Un concierto idóneo para iniciar la jornada aunque el espectáculo deslució un poco por el horario, quizás de noche se hubiera sacado mayor provecho a los efectos visuales de la banda.

Otra de las opciones para iniciar la jornada del festival era la propuesta del productor alemán Tensnake, una de las más frescas del nuevo panorama electrónico mundial. Su directo estuvo lleno de buen rollo gracias a sus inmediatos temas propios y su buena onda, sin dejar de saludar al público supo mezclar a la perfección su simpatía con su excelente música.

El primer plato fuerte del día eran los hermanos Paul y Phil Hartnoll, más conocidos cómo Orbital. Equipados con sus ya archifamosas gafas con luces y unas proyecciones magistrales, nos hicieron bailar sin parar durante más de hora y media mezclando ese techno tan elegante que caracteriza a sus álbumes de estudio con nuevas capas de sonido y percusiones que dotaban a su sesión de un ritmo frénetico y una contundencia al alcance de muy pocos djs en la actualidad, demostrando una vez más por qué son una referencia mundial en su campo.

Despúes de tan magistral sesión, parece ser que todos los presentes creímos oportuno reponer algo de líquido antes de continuar disfrutando del festival, y me gustaría reseñar en lo referido a la consumición que el festival dispusiese para la ocasión algunas fuentes gratuitas de agua (debido a las altas temperaturas se evitó más de una desgracia gracias a ello) y que para reducir la cantidad de basura que se genera en este tipo de eventos la devolución de parte del coste de la bebida por llevar de vuelta tu vaso al acabar. Esperemos que el resto de festivales nacionales tomen buena nota.

Ya con las fuerzas repuestas, y una emoción desbordante fuimos al escenario Alhambra Open Air, segundo escenario en magnitud, a presenciar lo que sería la gran decepción del festival, la actuación de los cabezas de cartel de la jornada: The Chemical Brothers. Se presentaba cómo Dj set, algo que de primeras llamaba ponderosamente la atención pero al estar tan alto en el cartel y al tener muy pocas actuaciones en Europa por esas fechas se auguraba algo tremendamente especial. Pues bien, con un retraso de media hora salieron al escenario, sin cortar siquiera la música que había para amenizar la espera a los espectadores, lo que entre sombras se suponía que eran Tom Rowlands y Ed Simons. Ninguna presentación, un escenario bastante más pequeño que el principal y masificadísimo, y en toda la actuación ni proyeciones ni luces, ningún efecto visual para acompañar a su sesión. Y lo más sangrante de todo, una sesión insulsa a más no poder excepto contadas ocasiones y el volumen llamativamente más bajo que el resto de actuaciones. El público allí congregado se preguntaba si había cambios en el horario o algún tipo de problema que justificase todo aquello, hasta que hartos decidieron (servidor incluido) abandonar progresivamente el escenario.

Después del desencuentro con los ingleses tocaba desmelenarse el resto de la noche y disfrutar de una buena maratón de dubstep, género de moda en las islas británicas y que llegando ya a su acabose allí, por fin ha aterrizado con fuerza en nuestras tierras. Los primeros en aparecer en el escenario Sherry Stage fueron Modestep, eso sí con una duración bastante menor a la anunciada -unos 50min en vez de los 90min previstos- debido a problemas con el vuelo traducidos en un formato Dj set en vez de Live previsto. Aunque todos estos problemas iniciales no pudieron evitar que perdiésemos algún que otro kilo a base de dar saltos con una sesión incendiaria en el que mezclaban sus singles con las canciones más actuales del género y sin respiro alguno pasar de un drop a otro. Fue sin duda la actuación más intensa de la noche.

En el mismo escenario, y sin apenas descanso, salía al escenario el deejay Flux Pavillion. Lo vivido fue una prolongación de la actuación anterior, más canciones de dubstep comercial actual pero ejecutadas con un ritmo bastante inferior, más pausadas y destacando más el papel de los graves, dándoles un toque personal.

Al final de su actuación, volvimos de nuevo al escenario grande dónde el inglés Feed Me ya había arrancado con su sesión. A Jonathan Gooch, más conocido por su proyecto paralelo Spor, lo hemos podido disfrutar en innumerables ocasiones en este último año, ya que él mismo ha reconocido tener predilección por nuestras tierras; pero a pesar de ello no deja de sorprendernos con un directo visualmente excelente y un sonido que baila entre el electro y el dubstep. En momentos puntuales de esta sesión se dejó influenciar por el hip hop y dub. En resumen, una hora y media en las que uno de las mayores promesas del género nos transmitió una cantidad ingente de buen rollo y diversión a los allí presentes.

Una de las anécdotas del día fue la que encontramos en la sesión de los jovencísimos Ego Troopers, también conocidos como “Los niños de la electrónica”. Pinchaban a las 2h00 y quizás por ello, se pudo ver a unas señoras que presumían ser sus madres sentadas y con gestos de orgullo al ver a sus hijos triunfar delante de tanta gente.

Aferrándome a la idea de disfrutar al máximo del festival, aunque ya era sin duda la hora de irse a casa, nos acercamos a echar un vistazo a The Zombie Kids en el escenario Andalucía Suena. Lo presenciado fue una auténtica decepción. Cuatro o cinco personas encima del escenario buscaban los temás más predecibles de David Guetta, Avicii o Snoop Dogg, con mezclas cuestionables y gritos al público para que posen para sus fotos. Semejante panorama devolvió la idea de volver a casa y descansar para la siguiente jornada de festival.

Fotos: Creamfields

 

Crónica: Arenal Sound 2012

Jerez de la Frontera

Creamfields Andalucía 2012

Circuito de Velocidad
10 de agosto de 2012

Comentarios

Comentar