Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

3 Comentarios

Disco: Vostè és aquí (Antònia Font)

Disco: Vostè és aquí (Antònia Font)
8

Notable

Por

Antònia Font - Vostè és aquí

Antònia Font tenían el listón alto tras conseguir con Lamparetes (Robot Inocent, 2011) estar entre los mejores discos nacionales del 2011 e incluso un disco de oro. Eso podría haberles creado algún tipo de presión, pero no ha sido así. Y eso es algo que queda bien claro cuando vemos que Vostè és aquí (Robot Inocent, 2012) son 40 canciones. ¡Sí, 40! Pero prácticamente ninguna de ellas supera los dos minutos de duración y muchas de ellas no llegan al minuto y medio. ¿Demasiado riesgo? Quizás sí si pensamos cómo se consume hoy en día la música -y todo-. Pero la propuesta de Vostè és aquí va más allá del simple concepto de un disco larguísimo. De hecho, no lo es, porque en ningún momento tenemos la sensación de pesadez o cansancio que un disco de larga duración suele dejar. Por ello, el mérito es doble.

Las peculiaridades del disco no acaban aquí. La portada es un mapa del metro en el que estación es una canción. Romántico concepto, ¿verdad? Pues más lo es hacer hacer escuchas siguiendo cada una de las diferentes líneas. Y es aquí cuando en nuestro imaginario aparece de manera inevitable el nombre de Julio Cortázar y su Rayuela. No es la primera vez en la que Joan Miquel Oliver muestra su pasión por este escritor, pues en Batiscafo Katiuskas (2006) ya encontramos un homenaje al genio argentino. Él ya propuso que cada lector construyera su propia historia y ahora son Antònia Font quien recogen el guante e invitan al oyente a trazar su propio trayecto e interpretar este Vostè és aquí de todas las maneras que quiera. Algo tan sencillo y tan complicado a la vez.

Si esta idea no es cautivadora por sí misma, se puede añadir que en este nuevo álbum encontramos todo lo que ha hecho que la banda mallorquina sea una de las mejor consideradas dentro del panorama nacional. Pop en estado puro, que nos habla de cotidianeidad, de mediterraneidad, de calidez, de movimiento… Todo bajo esa creatividad y realismo mágico que les caracteriza y que nos vuelve a hacer recordar a Julio Cortázar y otros tantos autores hispanoamericanos. En este marco destacan las brillantes “N’Angelina”, “Per jo i tots els ciclistes” (con sus memorables coros) o “Esperant assegut”. Como es habitual, no falta el toque preciosista en “Colors passant cristalls” y temas instrumentales, como “Vostè és aquí” o “Fanfàrria”.

Pero también hay sorpresas que rompen un poco con la idea que tenemos de Antònia Font. Es el caso de la inquietante “Goril·les vestits”, del peculiar sonido electrónico de “Off with his head” o del ruido en “Punyeta món”. Incluso en “Sol de taronges” incluyen un interesante juego de guitarras; mientras en “Leyenda negra” muestran su compromiso social y político. Esta última no es la única incursión en otros idiomas, pues el francés y el inglés aparecen en “Nous partons pour la France” o “Blood, devastation, death, war and horror”. Mención aparte merece el falsete de Pau Debon en “Polaris”, la canción que cierra el disco.

En definitiva, la enésima confirmación de que lo de estos mallorquines es talento natural y que se encuentran en un perpetuo estado de gracia. La creatividad y la madurez de Antònia Font llegan a su punto álgido en este Vostè és aquí, que tiene tantas interpretaciones como oyentes. La riqueza de este álbum no solo reside en la belleza que destilan sus letras y melodías, sino en que eso tan solo es la puerta de entrada a un mundo interior que cada persona debe descubrir por sí misma. Como un iceberg, hay mucho más de lo que se ve sobre la superficie. Vale la pena sumergirse una y otra vez, porque cada inmersión es diferente y más placentera.

Comentarios

Comentar