Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

1 Comentario

Disco: Waterspot (Tuya)

Disco: Waterspot (Tuya)
7.5

Bueno

Por

Tuya - Waterspot

Tuya es el proyecto personal de David T. Ginzo. Pero personal no significa en solitario, pues se ha rodeado de músicos como Héctor Ngomo, Juan Diego Gosálvez y Brian Hunt. Esta especie de lobby indie que ha trabajado con lo más granado de la escena nacional ha hecho posible Waterspot (Subterfuge Records, 2012), un disco que coge elementos del folk, el pop y la electrónica. El debut en largo ha ido un paso más allá que Own, el primer EP de David T. Ginzo, que entonces sí grabo solo. La presencia de banda le da ahora más empaque al conjunto, que destila fuerza y decisión. Vamos, que tenían las cosas claras cuando se metieron en el estudio de grabación. Aquí aparece la anécdota del disco, puesto que Waterspot fue grabado en directo, de una tacada y en un solo día. Y aquí demuestran que están preparados para estas lides, porque el resultado es pura emoción y melodías bravas y punzantes. A esto contribuyen las letras, que se mueven entre el desaliento, la melancolía y el desamor.

El trabajo que han hecho coge parte del ruido de Lüger y parte de los estribillos pop y cierta épica de Templeton. Esta propuesta a medio camino entre el ruidismo y la experimentación es el sello de identidad que David T. Ginzo ha transmitido a Tuya. Buena prueba de ello es el tema que abre el disco, “All my best”. Su rítmica percusión y los sintetizadores la hacen crecer a lo largo de las escuchas. Esta es la tónica habitual de cada tema, que poco a poco va ganando cuerpo. Pero también hay temas que entran de primeras, como es el caso de “Hands of wasted men”, gracias a su estribillo y las guitarras.

Esa instantaneidad también la tiene “Cake”, una de las más destacadas de este Waterspot. Conjuga la energía del directo y lo cuidado de los coros. Por su parte, la balada del disco es “Barely comes the sun”, una de esas canciones para días de lluvia, de letra sentida y melodía melancólica. Lo mismo pasa con “Clouded”, cargada de sentimiento y con unas guitarras de las que calan. Pero también hay espacio para lo sintético, pues tanto en “Hooray for liars” como en “Never vacation” se adentran en caminos llenos de claroscuros. Y es que estos claroscuros son los que determinan el álbum, junto a su sinceridad.

Los estribillos son otro de los puntos fuertes de Tuya. A los de las ya mencionadas “Hands of wasted men” o “Cake” hay que sumar “Metal Shelves”, corte que va in crescendo hasta acercarse a lo épico. En “Step on a chair” percusión y sintetizadores comparten protagonismo, mientras que “Wooden House” apuesta por el ruido en las partes clave. Un ejemplo más de la dualidad que caracteriza al disco, al igual que las dos canciones que lo cierran: “Centaur” y “Rust”. La primera está dentro de la vertiente ruidista, mientras que la segunda tira por la vía clásica con cuidados arreglos y matices experimentales.

En resumen, nos encontramos ante un debut prometedor. No hay mejor aval para un proyecto que las tablas de David T. Ginzo, que además está muy bien acompañado. Pese a la mezcla de estilos que la descripción del disco desarrolla, Waterspot ya deja entrever un sello propio que es de esperar que en próximos trabajos se pula y dé lugar a algo brillante. De momento, consiguen emocionar y reinventar conceptos sonoros hasta hacerlos suyos.

Tags

Comentarios

Comentar