Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

0 Comentarios

Disco: Day (We Are Standard)

Disco: Day (We Are Standard)
8

Notable

Por

We Are Standard - Day

El proceso de deloreanización de We Are Standard ha sentado bien a la banda. Con su nuevo sonido, los de Getxo pueden parecer irreconocibles y extraños, sobretodo ante el recuerdo de su glorioso disco homónimo de 2008, pero renueva por completo una fórmula que empezaba a oler a naftalina imitada por cientos de grupos y del que We Are Standard tomó el timón en la escena nacional.

Si en el anterior disco se notaba mucho la mano de Andy Gill (guitarra de Gang Of Four) en producción, ahora se nota tanto, o más, con la de Eric Broucek. Pese a que la producción corre a cargo de Jon Aguirrezabalaga, guitarrista de la banda, y a la evidente huída del ritmo de bombo, Day suena a también al legado que Gill deja en el sello DFA, desde LCD Soundsystem a Holy Ghost pero actualizándolo a las modas del 2013 de la vuelta a los 60 y los ritmos estrafalarios  Sin duda alguna los We Are Standard han sabido elegir al nombre perfecto para su evolución y han sabido adaptarse a él con un eco actual, en la onda de los últimos Foals o Everything Everything pero irremediablemente más bailables.

La clave de la buena evolución la tuvo su Great State EP, que funciona de perfecto puente entre los tintes dance-punk y la neopsicodelia electrónica. Con ello We Are Standard han pasado de etiquetarse como los Franz Ferdinand de Euskadi a los Primal Scream -coros de Gospel en “7:45 (Bring me Back Home)” incluidos-. Precisamente esta última es la única canción que repite del EP, aunque bastante más producida y empolvada, y que ejerce de ecuador de las nueve caciones.

El único resquicio de su identidad lo tiene “The Way of Gold”, el corte más inmediato y punk de Day, pero no desentona en absoluto con el resto de la obra. Precede a “White Room”, un tema que se aleja del resto para definirse a medio camino entre Hurts y los temas pop del primer disco de The Stone Roses.

Day puede resultar a priori demasiado urgente, y ello podría hacer pensar en un disco pasajero y olvidable, pero lo cierto es que casi todos los temas ganan con las escuchas, el disco es notable en su conjunto y paso a paso, crece y se asienta, y lo mejor de todo: promete un directo tan explosivo como viene siendo habitual en We Are Standard. Como se suele decir: lo han vuelto a hacer.

 

Comentar