Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

0 Comentarios

Arenal Sound 2013: 5 Motivos de éxito

Arenal Sound 2013: 5 Motivos de éxito

5 motivos de éxito del Arenal Sound 2013

Fotos: How Pop Is Now?

 

Han bastado cuatro años para que el Arenal Sound sea, no sólo el festival con mayor número de público, sino también uno de los más cuidados y bien organizados. Sus peculiaridades, buenas y malas, lo hacen único en su especie, y esa es quizás la clave de su extraordinario éxito.

1. Organización rápida y eficaz

La organización del Arenal Sound es rápida y eficaz. Todos los problemas que pudo haber en las pasadas tres ediciones se han eliminado de manera radical y, ahora, ya nadie se acuerda de aquellos contratiempos. Lo que en otro tiempo fue errático y criticado, en el Arenal Sound 2013 han sido grandes cualidades muy por encima de la media nacional e internacional. Esto significa que, gracias a las buenas gestiones, este año ya no se vieron colas para recoger la pulsera, acceder a las zonas de acampada o para ver conciertos.

2. Baños, duchas y limpieza general

Directamente relacionado con el punto anterior encontramos obsoleto un problema que llevó a quebraderos de cabeza en el pasado: las comodidades. El recinto y las acampadas tenían un número de baños altísimo, siempre limpios, bien ubicados y sin largas esperas. La limpieza y recogida de escombros siempre rápida y eficaz. Quizás sea el festival mejor dotado en este aspecto, y es algo de agradecer.

3. Adaptado a los tiempos que corren

El Arenal Sound no es ajeno a la realidad económica que sufre España y es consciente de su target mayoritariamente joven. Si ya sabíamos que los precios de los abonos eran uno de los principales motivos de sus grandes aforos, ahora toca destacar otro acierto: las barras. Y es que si ya de por sí nos encontrábamos unos precios bastante aceptables, este año el festival ofertaba packs que hacían bajar todavía más el precio de las barras, descontando monedas si comprabas más. También en las barras del camping, donde era posible comprar hielo incluso más barato que en el pueblo, o tomarse una caña por 1€. Y precios similares a los encontrados en la Zona Vip, dando valor real a un plus en el precio que en otros lugares carece de sentido.

Estamos seguros que esto hace que las barras sean mucho más rentables, que mucha gente le dé menos importancia al botellón que a los conciertos, y que, de paso, gaste un poco más de lo que tenía previsto. Pese a todo hay otros festivales que consideran este punto incuestionable, y siguen vendiendo cervezas muy por encima de su valor real.

Arenal Sound, adaptado a los tiempos que corren Antonia Font en el Arenal Sound 2013

4. Esquema del cartel.

Tras muchas idas y venidas, atrevimientos extraños y cajones de sastre, parece que el Arenal Sound ha encontrado un esquema perfecto para confeccionar sus llamativos carteles, que, lejos de gustos, tienen muy definida su estructura.

Lo primero son cuatro cabezas de cartel internacionales cerca del maindiestream, cuatro segundas espadas internacionales que dan forma, imprescindibles los cuatro nombres masivos del indie nacional, que sirven para abrir el escenario principal, y para finalizar, cuatro garrafas electrónicas de gran calado. Ingredientes justos para venderlo todo, que luego aliñarán con nombres más independientes, apuestas de baile, el toque de mestizaje para todos los públicos y fiesta hasta después de amanecer.

5. El inexplicable buen aforo

Nadie sabe como lo hacen, pero con un recinto bastante pequeño, que en números rondaría la quinta parte de otros festivales con menor aforo, en ningún momento se notan agobios ni aglomeraciones. En algunos cabezas de cartel electrónico como Steve Aoki o Bloody Beetroots sí se podía pensar que el festival había vendido 55.000 entradas, nada más.

Quizás se deba a la gran variedad de públicos del que goza el Arenal Sound, o tal vez que muchos prefieren entrar a altas horas de la madrugada “por la fiesta”. Sea como fuere, este punto es uno de los principales para convertir al Arenal Sound en un festival cómodo, disfrutable, incluso independientemente del cartel.

Comentar