Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

0 Comentarios

Entrevista Express: Igloo

Entrevista Express: Igloo

Igloo

Los gallegos Igloo han girado este verano con Ø4. El Conjunto Vacío (Ernie Records, 2013). Esta es la primera parte de un trabajo que culminará en 2014 con la publicación de un segundo CD. Fran y Beni nos cuentan que este ha sido su álbum “más meditado”. El resultado es sólido, personal y coherente, en un disco que gusta de la épica contenida. “Los personajes de nuestras historias se encuentran al final de un largo túnel, en el que se ve la luz y hacia donde se dirige”. Esto resume la esencia del LP, con atmósferas oscuras que se entremezclan con letras que hablan de esperanza pero también de incertidumbre. “Casi todo lo que nos toca vivir nos influye directamente a la hora de escribir”, explican.

Este disco parece mucho más sólido y personal. ¿Tenéis también vosotros esa sensación?

Fran: Desde luego, es el reflejo de un trabajo más meditado y un proceso más largo de creación y elaboración de los temas. Teníamos muy claro que el camino marcado con los dos trabajos anteriores era el que queríamos seguir, que no nos importaba tanto el paso hacia donde queríamos ir, si no sencillamente hacer las mejores canciones que pudiésemos ofrecer para luego darle ese matiz que venimos creando desde el principio y creemos que es la seña de identidad de Igloo. El juego de todo este trabajo derivó en canciones que por momentos alcanzan puntos álgidos (“Ex”, “Mi gran evasión” o “Han Solo”), y temas más calmados como “Todos los días amanece”. Hay incluso un espacio para el baile, con “Todo” y “Halloween vs Samaín”, sin dejar de sonar a igloo.

¿Ha tenido algo que ver que habéis controlado vosotros mismos todo el proceso?

Fran: Así es, de hecho en este disco además de la composición y grabación de los temas hemos querido hacernos cargo de una manera más directa de la producción, así como de todo el proceso de creación del primer videoclip, que incluso puede que no sea el único que hagamos de esta forma, por lo que el control sobre lo que hacíamos ha sido mayor que en discos anteriores con lo que la exigencia y por tanto las expectativas también han sido mayores. En cualquier caso estamos muy satisfechos con el resultado. Nos encerramos en el mes de agosto del año pasado, han sido ocho meses en el estudio y por momentos fue un poco pesado. Compusimos una treintena de canciones y luego empezamos a montar ese puzzle musical, ya que nos gusta que nuestros discos sean como un libro o una película, en los que hay una presentación, un nudo y un desenlace. Y queríamos darle una homogeneidad, que tuviese una línea. Así se quedaron fuera incluso canciones que nos gustaban mucho, pero que no les veíamos cabida en este disco y de ahí que decidiésemos que este trabajo se haga en dos entregas.

Habéis prometido la continuación de este disco el próximo año.

Fran: El disco está dividido en dos partes. La primera, que acaba de salir a la luz, es un álbum con 11 canciones. Dentro hay una bandeja con capacidad para 2 CD y a su vez hay una reseña en los créditos a que habrá una continuación en 2014.Hoy en día, la vida de un disco raramente supera el año, cuando hace no demasiado podías estar girando dos años con un trabajo así. La inmediatez de los álbumes, y la gran oferta que hay, está provocando que las bandas tengamos que editar con más asiduidad para poder seguir el ritmo. Muchos grupos están optando por sacar un EP cada año, para comenzar de nuevo anualmente el ritual de promoción y presentación. Teníamos una treintena de canciones para este trabajo y descartamos buenos temas para darle sentido al disco. Esto propició la idea de editar un segundo disco con caras B, temas acústicos y remezclas de algunos de los DJ con más nombre del panorama independiente en nuestro país.

¿De dónde surge la idea del formato físico del disco, que hay que montar en casa?

Fran: Después de barajar muchas propuestas distintas para la maquetación física del disco nos gustó mucho esta idea porque se capta una atención diferente, llamar la atención hoy en día con un disco recién editado es muy difícil, siempre tienes que buscar algo un poco distinto, porque la gente ya está demasiado acostumbrada a los formatos clásicos. Entonces quisimos jugar un poco a darle más sentido a la música y al propio significado del título del disco, queríamos buscar esa transparencia. Hicimos un montón de pruebas diferentes y acabamos quedándonos con ésta, que son unas pegatinas que tanto en la portada como en la contraportada hacen que veas a través de toda la caja del disco. Incluso el propio disco es plateado y da un poco la sensación de bloque de hielo, de transparente, que es lo que queríamos proyectar, y jugar un poco a lo que nos gusta a nosotros también como melómanos y gente que compramos muchísimos discos incluso por las ediciones. Yo recuerdo una caja especialmente que me gusta muchísimo, que es de un grupo que se llama Spiritualized y es una caja de medicamentos, y es de esas ediciones que las guardas como oro en paño. Nos gusta jugar a que la gente tenga un plus de algo más. Incluso nos hace mucha gracia, porque la gente nos ha enviado muchísimas fotografías, incluso una que nos ha gustado muchísimo desde Japón, de cómo las iban pegando, de la forma y todo, y siempre te da juego a tener más comunicación con tus propios fans.

En las letras hay incertidumbre, desesperanza, rabia… ¿Poco o mucho que ver la situación que atravesamos?

Fran: Digamos que los personajes de nuestras historias se encuentran al final de un largo túnel, en el que se ve la luz y hacia donde se dirige. Hay un punto esperanzador en las letras, un querer reencontrarte con todo lo bueno del pasado para mirar a un mejor futuro, pero también ese halo de desconfianza que uno tiene integrado cuando no dejas de vivir cosas menos buenas. Hay influencias de todo tipo: la fugacidad de la vida, y ese ansia de querer vivirla lo más plenamente posible (“Sinatra”); letras inspiradas en autores como Edgar A. Poe (“HADA”, de su relato “La isla del hada”). Y ciertamente incluso se abarca por vez primera el tema de la crisis (“La máquina de fabricar relámpagos” o “Halloween vs Samaín”). En definitiva, casi todo lo que nos toca vivir nos influye directamente a la hora de escribir.

¿Ha afectado en algo al grupo los cambios en la formación?

Fran: Es muy común que en las bandas se cambie de formación. Tocar en un grupo es bastante incompatible con otros trabajos e incluso a la hora de tener una familia, incluso simplemente si tu motivación por la música termina, porque tu ilusión ya no está. Por Igloo han pasado varios compañeros, nos gusta decir que de todos ellos hemos aprendido y que parte de su sonido es también el sonido del grupo. Igloo siempre se ha enriquecido de las idas y venidas de sus miembros, pero en cambio somos conscientes de que hay algo de “ente” con vida propia, que prosigue su camino y sigue moviendo esa rueda sonora.

¿Qué nos podéis contar de la grabación del vídeo de “Han Solo”, hecho por vosotros mismos?

Beni: En los anteriores trabajos tuvimos la gran fortuna de trabajar con Víctor y Jairo Moreno de LíaFilms. Nunca trabajáramos con una gente tan profesional, fue una gozada. De ellos aprendimos un montón. Para este disco, quisimos intentar hacer prácticamente todo lo que fuésemos capaces de defender y crear, mirando y sopesándolo todo para no presentar algo que estuviese por debajo de una calidad que no nos convenciese. Teníamos ganas de hacerlo sobre todo porque trabajar uno mismo cada cosa es mucho más enriquecedor, y desde luego también ves el gran trabajo que hacen estos compañeros cuando se paran a grabar un videoclip contigo, a montarlo y editarlo, y también a producir un disco, en cada detalle. Todo tiene en este trabajo nuestra firma y seña de identidad impresa. Desde luego, es muchísimo más agotador, pero para nosotros era algo vital dados los tiempos que corren.

Echando la vista atrás, ¿qué supuso para vosotros telonear a Franz Ferdinand?

Beni: Pues fue una experiencia muy enriquecedora, de hecho la vivimos como uno un premio a la constancia y con mucho agradecimiento a nuestros fans ya que sin sus votos no lo podríamos haber logrado. Nos quedamos con que al final, la sencillez y lo más básico es el factor predominante. Tener el placer de conocer a bandas como Franz Ferdinand o Nada Surf, compartir gira y escenario con ellos, y ver que todo es normal, que no hace falta volverte loco en las pruebas si falla algo, que todo tiene solución o si en el momento de la actuación no la tiene, lo importante siempre es la actitud y la seguridad, “el show debe continuar” y hacerte más fuerte con los errores, que siempre aparecerán. Y lo más importante de todo, que la música te llene en todo momento, que la disfrutes, que la sufras, y que siempre te reconquiste.

 

La Selección de Igloo




1. The Beatles – Helter Skelter

El Álbum Blanco de los Beatles es para nosotros uno de los discos más influyentes en el panorama musical actual. Sigue sonando fresco y alternativo décadas después de su creación. Este tema en concreto podría estar sonando ahora mismo en radios del país como si acabase de aparecer y diríamos sin duda que sería el tema del año.
Youtube




2. Radiohead – Street Spirit (Fade Out)

Somos demasiado subjetivos a la hora de hablar esta banda. Nos ha influenciado a todos a lo largo de tantas buenas canciones y tan buenos discos. Escogeríamos cualquier tema, pero este en concreto es el único del que nos hemos atrevido a improvisar en una versión en un concierto en el que salimos a hacer unos bises en Villanueva de la Serena (sitio en el que por cierto ha sido el único en el que hemos hecho bises en todos estos años). De ahí que le tengamos más apego.
Youtube




3. New Order – Crystal

Siempre ha de haber un tema bailable en una selección de temas, y sin duda New Order es imperativo en cualquier listado de esta guisa. De todas formas, nos escaparemos de los temas bandera, y escogemos “Crystal” porque aún siendo un tema del año 2001 tiene muchísima magia, es un tema impresionante, de los que te hace bailar desde los primeros compases de batería.
Youtube




4. The National – Anyone’s Ghost

De la hornada de bandas de este estilo nos quedaríamos con cualquiera también, ya sean Editors, Interpol o the National. Decidimos decir una de esta generación, aunque lo más justo sería citar a Joy Division porque son los padres de todas estas nuevas bandas, desde las primeras, hasta ahora mismo Toy, que fue la última banda en aparecer con esta estética visual y sonora. The National tienen un halo de elegancia sobresaliente, sobre todo este álbum, es para quitarse el sombrero ante cualquier tema de este disco.
Youtube




5. Havalina – Incursiones

Aunque no nos sentimos demasiado identificados con la música de nuestro país, sí nos gustaría citar a bandas que nos parecen muy interesantes, como Havalina, Standstill, Maga, Holywater, Trampoline, the Vog o Mvnich. La canción “Incursiones” es un tema de esos en los que Igloo se quiere ver reflejado: claro y potente, sin más miramientos.
Youtube

Tags

Comentar