Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

0 Comentarios

Guía: Trucos para disfrutar del Low Festival mejor que nadie

Guía: Trucos para disfrutar del Low Festival mejor que nadie

Por

Trucos para disfrutar del Low Festival

El Low Festival comienza, un año más, con el cartel de “Todo Vendido” prácticamente colgado de la taquilla, se esperan unas 23.000 personas por día llamadas por un cartel notablemente atractivo encabezado por Suede, Belle & Sebastian y Los Planetas. Un buen puñado de personas que ocuparán los cientos de miles de metros cuadrados de césped que cubren el espacio deportivo de Foietes en Benidorm.

Un recinto cómodo para descansar pero que hay que conocer bien para disfrutar. Tanto si es la primera vez que vas al Low Festival como si ya eres un fiel visitante del festival, listamos los trucos y claves que pueden ayudarte a disfrutar, mejor aún, de la experiencia que supone un fin de semana de música en la Costa Blanca.


 

Gestiona los tokens

1. Gestiona los tokens.

Parece una obviedad que hay que saber gestionarse los festivales con “dinero propio”, quizás más en uno con unas extrañas formas de venta de tokens como el Low. Cada una de las monedas internas cuesta en torno a los 2’5 euros y los precios de las bebidas y comidas dentro del recinto de conciertos se oscila entre medio -¡sí, medio!- y 3 tokens, o lo que es lo mismo, entre 1’25 y 7’5 euros. Con este movimiento de precios impares es realmente complicado que no te sobre siempre algo, más cuando el Low Festival es famoso por las artes del mareo tras obligar a comprar los tokens en múltiples de 5 (12’5 euros), un número estratégico teniendo en cuenta que no es posible pedir dos combinados o cervezas grandes. A cambio de toda esta alevosía el festival se compromete a devolverte el dinero de los tokens que te sobren, eso sí, con un horario concreto, en un punto relativamente escondido geográficamente y sólo a partir de un token, nada de medios. El truco aquí es el de siempre: antes de comprar monedas piensa en qué las vas a gastar, no compres a ciegas, intenta evitar los “medios tokens” y recuerda devolver lo que te sobre. Este año el festival ha lanzado una oferta de venta anticipada que te regala 4 tokens si compras 50 euros, puede ser buena idea para todo el fin de semana o para compartir con algún amigo. Siempre está el que quiere guardarse la monedita de recuerdo, piensa en su precio, ¿Vale realmente la pena perder 2’5 euros por un trozo de plástico con el icono de Hot Chip?

 

El público del Low

2. Conoce al público: sólo se llena el indie masivo nacional.

En nuestra crónica del 2015 nos gustó destacar entre los titulares que “el público del Low goza más de los nombres autóctonos que de los importados”, algo que nos parece total. La realidad más aproximada es que si generalizamos encontramos dos sectores de público muy representados en el Low: los nostálgicos y los neo-indies. Es algo que los programadores saben de sobra y este año parecen haber asumido con Belle & Sebastian y Suede por un lado y Love of Lesbian o Vetusta Morla en la otra. Lo bueno de todo esto es que los únicos conciertos que llenan el suelo del escenario son los que gustan a los dos sectores: los grupos nacionales de indie masivo. Será realmente cómodo ver a los cabezas de cartel en comunión, pero también a Black Lips, Peaches, Les Grys Grys o incluso a Hot Chip, a cambio es realmente recomendable prevenir una zona atestada en los conciertos de León Benavente, Second, La M.O.D.A., Niños Mutantes, Carlos Sadness o Miss Caffeina, más aún en Los Planetas o La Habitación Roja, gustosos de carroza y millenial por igual.

 

Vaso sostenible del Low Festival

3. Los vasos “sostenibles” pueden tener trampa.

Es evidente que los llamados “vasos sostenibles” son siempre un punto a favor en cualquier festival. Para el que no lo conozca se trata de un vaso de mayor calidad por el que se paga una pequeña fianza que se devuelve cuando ya no necesitas. Con esta práctica se elimina la basura del suelo y se produce menos residuo, algo que necesariamente ayuda a que descansar en ese césped sea tan fácil como cómodo. La trampa está en que el Low saca provecho añadido de estos vasos, dedicando una porción de la fianza a “cuidar y mejorar el recinto”. Esto implica que el euro y medio de depósito se convierte en un euro para ti y medio para la organización.
Para contrarrestar el desembolso de esos cincuenta céntimos aparentemente simbólicos existe el truco del reciclador profesional: mucha gente tira o abandona sus vasos al suelo olvidando su cometido y ahí es donde puedes redondear tu beneficio. Cada vaso que devuelvas implicará un euro en tu bolsillo.

 

Puesto de comida en el Low

4. Evita cenar en hora punta.

Aunque por los datos oficiales pinta a que se ha reducido ligeramente el aforo para evitar incomodidades -al final el Low siempre presume de comodidad y empezaba a ponerse en duda- en horas punta sigue siendo una odisea encontrar algo que echarse al estómago sin esperas. El Low tiene una oferta realmente variada de comida, incluyendo puestos de comida vegetariana y gastronomía internacional, pero quizás siguen siedno insuficientes cuando las hordas de festivaleros quieren cenar antes de ver su concierto favorito.
Quizás creas que es un consejo un poco obvio, y lo es, pero aprovechar para cenar durante los conciertos más masivos o en horarios menos colectivos -antes de las 20h o después de las 23h- puede convertir tu noche en cola para cenar o ver conciertos. El otro truco evidente en estos casos es que intentes alejarte de los puestos de comida rápida y arriesgar a probar platos más exóticos o aparentemente lujosos, al final puedes comerte un perrito o una pizza en tu barrio pero igual no es tan fácil encontrar a buen precio un bocata de jabugo o unas gyozas.

 

Little Simz al FIB

5. Busca los escenarios pequeños, usa el truco del acceso contrario para los grandes.

Es muy probable que estés realmente hasta la coronilla de ver a Vetusta Morla y Love of Lesbian en cada festival y te apetezca más irte a tomarte una cerveza y socializar antes que ver por enésima vez a The Kooks en un escenario. No te preocupes, aunque mucha gente vaya sólo por ello el Low Festival tiene una oferta de actividades musicales y extramusicales muy competente. Hay dos escenarios principales y varios más de tamaño más reducido donde vas a encontrar el jugo real del cartel. En el Low puedes incluso casarte, ya que este año han montado una capilla hinchable para celebrar tu boda con varios amigos como testigos.
Si además de todo esto quieres acercarte a los escenarios grandes a ver grupos masivos apréndete esto: Nunca te pongas donde llegues, busca siempre el punto más lejano al acceso posible, esto significa que, según el plano del festival, lo ideal es ubicarse a la derecha mirando al escenario de los dos palcos principales, acercándote a este punto por detrás de las barras centrales.

 

Dwarves al Low Festival

6. Baila en Les Grys-Grys, salta en Los Bengala, grita en Novedades Carminha.

Sí, está claro que quieres ver a Los Planetas, ya sea por recordar tiempos pasados o ver por primera vez a la que consideras banda de tu vida, pero no puedes olvidarte los grupos que pueden generar la diversión guitarrera más hedonista.
A los festivales se va a escuchar pero también a saltar, bailar y gritar, de esta sección el Low Festival va más que sobrado con una cuota considerable de nombres dedicados a los sonidos más punk del indie (y no tanto). Seguro que podrás presumir de ver a los The Black Lips en un festival encabezado por Vetusta Morla, pero será delito olvidarse de la locura de Dwarves o de flipar con el espectáculo de Les Grys-Grys; que nadie se largue de Benidorm sin hacer un poco el ganso en Los Bengala, Novedades Carminha, Los Nastys, King Cayman, The Zephyr Bones, Melange, Juventud Juché…
 
 

Fotos: Low Festival.

Comentar